Tecnología

¿Por qué la batería de su celular podría explotar o incendiarse?

Lesiones, quemaduras e incidentes letales son algunos de los riesgos del mal uso de sus materiales.

Incidentes letales, quemaduras en las manos y hasta emergencias en establecimientos. El incendio de baterías es una preocupación frente a cómo el uso inadecuado o la mala disposición de estos materiales puede generar tragedias.

No significa que estos dispositivos, de uso diario intenso, sean propensos a incendiarse en cualquier momento. La mayoría de los fabricantes de teléfonos dotan a sus sistemas de medidas de seguridad que evitan la sobrecarga. Sin embargo, el comercio ilegal de recarga o fabricación de baterías puede generar riesgos en los usuarios.
Para reconocer las señales alarma y las cosas que debe evitar, le explicamos las razones más frecuentes por las que un celular explota o una batería se incendia.

Según Juan Manuel Gómez, ingeniero electrónico de la Escuela Colombiana de Ingeniería Julio Garavito, las baterías de Polímetro de Litio, que son las que integran la mayoría de dispositivos, son altamente inflamables porque se alteran con la temperatura, lo que las convierte en vulnerables a cambios de temperatura.

El litio, el más presente en las baterías, es un metal liviano. Sin embargo tiene reacciones al nitrógeno, al oxígeno y hasta arde con el agua… la inestabilidad del voltaje, la humedad, los cambios de temperaturas o la falta de ventilación lo afectan.

Gómez explica que el sobrecalentamiento de las baterías es la razón más común y que es generado por malas prácticas como usar un cargador que no es original, dejar el celular con luz del sol directa o utilizar el dispositivo con el circuito de carga interno averiado.

«Este tipo de baterías tiene un proceso de carga delicado, que si se llega a alterar por algún motivo puede generar calentamiento y desencadenar la explosión», comenta. En este caso, un daño de fabricación puede estar presente en un lote de smartphones y es común que las marcas opten por recoger los equipos aún sin señales evidentes para los usuarios.

Es necesario no someter el equipo móvil a temperaturas superiores a los 55 grados centígrados

Otra de las causas es el daño físicos en la batería. Si un golpe contundente la afecta, o peor aún, si ocurre una perforación del elemento, hay posibilidades de que escapen químicos insertos en las celdas de la batería, que al reaccionar con el oxígeno pueden ocasionar un incendio.

En una gran cantidad de dispositivos actuales las baterías funcionan con software, que les indica exactamente la cantidad de carga que deben recibir y la rapidez. Pero, de no estar configurados correctamente estos protocolos en las baterías puede ocurrir una desestabilización de algunos productos químicos dentro y causar una reacción en cadena que los investigadores llaman una “fuga térmica”, lo que puede ocasionar incendios o explosiones.

El uso prolongado de un dispositivo mientras está en proceso de carga puede demandar una capacidad de procesamiento que sobrecaliente el celular. Por ejemplo en el caso de la menor de 14 años que perdió la vida por la explosión de su teléfono, el hecho de haberlo puesto bajo la almohada y haber reproducido música mientras cargaba la batería terminó en tragedia.

¿Qué no debe hacer?
Una de las señales de alarma, según Antonio García Rozo, presidente de la Asociación Colombiana de Ingenieros, es que la batería de su teléfono se luzca hinchada. Si usted percibe que su teléfono está hinchado o torcido, ese tipo de malformaciones no son buen síntoma.

“Vale la pena decir que para evitar este tipo de eventos, es necesario no someter el equipo móvil a temperaturas superiores a los 55 grados centígrados”, recomienda.

La mayoría de baterías tienen unos límites de temperatura interna, que rondan entre los 50 a 55 grados centígrados. Esto significa que si se queda completamente al sol y expuesto aún estando apagado, hay posibilidades de que explote.

Así mismo, no use su teléfono si detecta que se está calentando mucho. Si el teléfono se recalienta con frecuencia puede ser que el uso esté superando la capacidad de procesamiento, que la batería ya esté agotándose o que el dispositivo está envejeciéndose. Recuerde que los teléfonos viejos necesitan un proceso de reciclaje especial y que las baterías antiguas deben ser desechadas adecuadamente.

“Una vez una batería se está calentando demasiado se puede apagar el teléfono para evitar problemas, pero esa batería ya se envejeció. Lo mejor es dejar de usarla”.

Evite los cargadores que no sean los originales. Cuando compre una batería nueva o un teléfono celular procure seguir las instrucciones del fabricante.

Evite usar cargadores diferentes a los originales. Aunque el conector a simple vista puede parecer el mismo, la potencial de carga de algunos conectores varía de modelo en modelo.

En resumen:

1. Evitar mantener el móvil a más de 50 grados de temperatura o someterlo a cambios bruscos de la misma.
2. Evitar humedad ambiental o entornos con mucho polvo
3. Utilizar baterías originales, para reemplazar lo ideal es que sea por la propia marca
4. Evitar contestar llamadas o escuchar música mientras está conectado a la fuente de carga.
5. Es recomendable cargar el móvil apagado para evitar sobrecalentamientos por procesamiento.

Tomado EL TIEMPO.COM

¿Qué opinas?

¿Algo para comentar?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

To Top