Comunicado a la opinión pública, Hospital San Jerónimo

Ante las versiones que han circulado con respecto a la atención de una menor de la comunidad del resguardo Karagaby, el Hospital San Jerónimo informa:

  1. Lamentamos profundamente el fallecimiento de la niña y nos solidarizamos con su familia, a la que hemos venido acompañando durante todo el tiempo en el que fue atendida en nuestra institución y a la que se le siguió haciendo acompañamiento luego del desenlace fatal.
  2. La niña ingresó al hospital el 6 de noviembre a las 6:05 de la mañana y fue atendida de inmediato, sin que fuera una barrera el hecho de no tener identificación ni afiliación a alguna EPS, dentro de nuestro deber de garantizar el derecho a la salud de todos aquellos que recurran a nuestro hospital.
  3. Durante su estadía en el hospital la estuvieron atendiendo de manera permanente los médicos pediatra y general, así como fisioterapia y el personal de enfermería.
  4. El 7 de noviembre el médico solicitó traslado a una UCI pediátrica y de inmediato el hospital empezó a hacer las gestiones correspondientes ante las IPS habilitadas en el departamento, el CRUE y la Secretaría de Salud Departamental. De la misma manera se le informó a la Personería, Defensoría del Pueblo y a la Comisaría de Familia.
  5. Los funcionarios del hospital se comunicaron también con la Nueva EPS, a la que informaron que la madre de la niña está afiliada a esa administradora de recursos y le explicaron la urgencia del traslado a una UCI pediátrica.
  6. Paralelamente, el hospital, en una carrera contra el tiempo, hizo los contactos con el líder indígena de la comunidad del resguardo Karagaby, para que expidiera un certificado de nacido vivo y posteriormente con la Registraduría, para que expidiera el registro civil. Sin embargo, esta última entidad devolvió el certificado por falta de información, por lo que el líder de la comunidad envió otro con los datos completos y, en una ambulancia, una funcionaria del hospital, acompañada de la madre, recibió en la terminal el documento y ambas se trasladaron a la Registraduría para proceder al registro.
  7. Entre tanto, los días 8 y 9 de noviembre se siguió insistiendo ante la Nueva EPS y ante la auditora de esa administradora para que se garantizaran los derechos de la menor y se concretara la afiliación.
  8. A la 1:14 de la tarde del 9 de noviembre la trabajadora social del hospital registró, en la bitácora, que se le pidió a la Nueva EPS la prestación de todos los servicios del PBS para la niña, teniendo en cuenta que hace parte del núcleo familiar de la madre, que está activa en esa EPS y constitucionalmente no se le puede negar la atención. Se le informó de la situación a la auditora de la Nueva EPS.
  9. A las 4:58 de la tarde falleció la niña a pesar de que se le realizaron maniobras de RCP durante 20 minutos.
  10. A las 5:16 de la mañana del día siguiente se recibió de la Nueva EPS un correo en el que se pedía confirmar si la paciente continuaba en remisión y se solicitaba enviar informe de evolución actualizado.

Cordialmente,

Rubén Darío Trejos

Interventor