Hubo un ataque coordinado, sistemático, planeado, premeditado y doloso contra la Policía Nacional: Mindefensa

El Ministro de Defensa, Holmes Trujillo, se refirió a los hechos de la semana pasada en Bogotá y aseguró que los actos de vandalismo y violencia fueron un ataque coordinado, sistemático, planeado, premeditado y doloso contra la Policía Nacional, que debe ser investigado para que se determinen los responsables.

El jefe del Sector Defensa expresó de nuevo su rechazo por las circunstancias en las que murió el señor Javier Ordóñez e indicó que “lo que hemos visto en las imágenes de este caso estuvo por fuera de todos los protocolos y procedimientos de la Policía Nacional. Ese no es el deber ser de un Policía, no es la formación que reciben, siempre respetuosa de los derechos humanos”.

Agregó que el Gobierno Nacional comparte la indignación por lo ocurrido y “garantiza el derecho constitucional a la protesta, siempre y cuando esta sea pacífica. Pero también hay que dejar muy claro: lo que se presentó entre miércoles y domingo, el vandalismo y violencia en Bogotá y en otras ciudades del país, fue un ataque coordinado, sistemático, planeado, premeditado y doloso con un objetivo único: atacar la institucionalidad, a través de la Policía Nacional”.

El jefe de la cartera de Defensa señaló que es un ataque coordinado, “porque así lo demuestra la información de inteligencia y las líneas investigativas. Hay organización por parte de estas personas, por parte de estas redes y colectivos para infiltrar la protesta social legítima con el propósito explícito de generar violencia, caos y destrucción”.

Dijo que también es sistemático porque “el blanco fue la Policía Nacional a través de su infraestructura, los CAI, las Estaciones de Policía, los Comandos. 95 instalaciones policiales fueron atacadas, 69 de ellas en Bogotá. Al mismo tiempo, en una misma jornada, por parte de personas organizadas y con modus operandi similares. No fueron solamente pinturas y vandalismo, hubo violencia, dolo. Posibles tentativas de homicidio contra los uniformados que se encontraban en esos Centros de Atención Inmediata, muchos de los cuales salieron lesionados”.

Igualmente, aseguró que se trató de un ataque planeado y premeditado porque “una cosa es la manifestación de indignación y dolor por parte de la ciudadanía, la protesta social pacífica que garantizamos y comprendemos. Pero los actos de violencia del miércoles y los días posteriores fueron planeados y así lo demuestran los mensajes y comunicaciones previas entre estos colectivos, entre estas redes”. Finalmente, indicó que fue doloso porque “hubo intención de causar daño, de generar destrucción y caos. 315 policías resultaron heridos. 95 instalaciones policiales afectadas”.

El jefe del Sector Defensa manifestó que la Policía Nacional lleva a cabo todas las investigaciones internas y colabora con las autoridades competentes. “Para todos nosotros es de suma gravedad que se hayan presentado 11 muertos y 258 heridos durante estas jornadas y esperamos que pronto esas autoridades competentes determinen las responsabilidades en cada uno de estos casos”.

Sin embargo, afirmó que es “irresponsable, mentiroso y calumnioso señalar hoy responsables de presuntos delitos. Esta es una tarea que le corresponde a las autoridades competentes en materia penal. Y estas autoridades no se han pronunciado porque están adelantando los procesos conforme a la Ley. Algunos de los que ya señalan culpables abusan de su cargo y hacen politiquería con la muerte”.

El Ministro puntualizó que, así como el Gobierno Nacional ha manifestado con claridad que los casos donde se haya presentado posible abuso o exceso de fuerza deben ser investigados y sancionados, también debe investigarse el ataque organizado contra la Policía Nacional. “Tenemos toda la disposición de colaborar en esto, para dar a conocer a la opinión pública quiénes son los autores materiales, quiénes instigaron, quiénes estuvieron detrás de organizar, planear y ejecutar este ataque contra la Policía Nacional, un ataque que, en realidad, hay que decirlo, fue contra todos los colombianos que tienen en los 160 mil hombres y mujeres de la Policía Nacional a sus protectores”, dijo.

Finalmente, hizo un llamado a los colombianos a colaborar con las autoridades con información que permita la captura y judicialización de los responsables materiales de la violencia, así como de quienes la instigaron. “Hago un llamado a la solidaridad con la institución policial que siempre está dispuesta a transformarse para que los ciudadanos tengan más y mejor seguridad; a la organización de los ciudadanos que rechazan la violencia y el terrorismo para que podamos vivir y trabajar tranquilos”, manifestó.

La muerte de Ordoñez

En un video quedó registrado el ataque contra Javier Ordoñez. Son dos minutos y 18 segundos que dura el video. Dos policías lo someten. Se ven golpes, lo presionan contra el piso. Una y otra vez se oyen las descargas eléctricas del taser. La gente que graba pide: «Por favor, no le haga más».

Ordoñez era abogado y taxista, tenía 45 años y luego de este ataque fue trasladado a una unidad policial y, luego, a un centro hospitalario del occidente de Bogotá. Minutos después, muere.

El video generó una avalancha de indignación en Colombia, y una serie de protestas y disturbios que dejaron 10 muertos en la capital.

En una comparecencia anterior al último balance, el ministro de Defensa, Carlos Holmes Trujillo, había ofrecido una recompensa de cincuenta millones de pesos por cualquier información que condujera a la captura de los responsables de las muertes y anunció que se reforzaría el dispositivo policial en todo el país.

Más allá de las protestas y la indignación de la ciudadanía ante la muerte de Ordóñez, la alcaldesa de Bogotá, Claudia López, y el fiscal Francisco Barbosa condenaron el hecho y anunciaron investigaciones y reformas.