Lo que desató el madrazo de la senadora Angélica Lozano

La senadora Angélica Lozano, dejó el micrófono encendido por lo que se le escucharon algunos reclamos, incluido groserías, frente a posiciones de algunos congresistas.

Desde la noche del pasado jueves, las redes sociales no paran de hablar del madrazo que la senadora de la Alianza Verde profirió en medio de la sesión de la Comisión Primera: “No marica, que amargura, que amargura, viste lo que puso Bolívar de que ella se retiró. Hijueputas, lee los comentarios que me hacen, con estos hijueputas no se puede hacer nada, ¡Que mierda”.

Mientras Lozano manifestaba su inconformismo, sin percatarse que el micrófono estaba prendido, varios miembros de la célula legislativa le trataron de advertir que la estaban escuchando, mientras que otros se desataron en carcajadas. La imagen del senador Armando Benedetti a risotadas pasará a la posteridad de las redes sociales.

Explicó que su malestar se debió a que se había ausentado por algunos minutos de la sesión virtual y cuando entró nuevamente para votar, encontró que estaban empecinados en un debate sobre la forma en que se debía hacer la votación. “Eso me chocó y reaccioné de esa forma”, dijo.

Sin embargo, este hecho desató un arduo debate sobre la acción de Lozano. Algunos la calificaban de un acto normal en medio de la exaltación, otros lo condenaron y llegaron a equipararlo con el “la vieja esa” que profirió el presidente Iván Duque en contra de Aida Avella durante la respuesta de la oposición a su discurso del 20 de julio.

En medio de la controversia, la senadora salió este viernes a excusarse por su salida de tono en la sesión virtual.