Hidroeléctrica Urrá está a 20 centímetros de la cota de desbordamiento

La situación mantiene en alerta a las poblaciones de la subregión del Bajo Sinú que se encuentran en código rojo ante el riesgo de nuevos desbordamientos.

En la madrugada de este domingo 14 agosto, producto de una creciente fuerte en la cuenca alta del río Sinú, los aportes de caudal al embalse Urrá superaron los 2.000 metros cúbicos por segundo.

Así lo informaron las directivas de la hidroeléctrica que sostuvieron que los niveles de las aguas llegaron a estar a eso de los 2.300 metros cúbicos.

Según la compañía la creciente ha comenzado a disminuir, pero los aportes siguen siendo muy altos, y producto de ello el nivel del embalse se encuentra a unos 20 centímetros de la cota de rebose.

“No obstante, las descargas al río Sinú desde el embalse siguen siendo inferiores a los 700 metros cúbicos por segundo, sin embargo, alertamos a las comunidades aguas abajo de Urrá para que estén atentas ante esta situación, de cuya evolución seguiremos informando”, dijo la compañía.

Desde la Central Hidroeléctrica Urrá l insisten en que se trata de los más altos niveles registrados en el embalse.

La situación que pone en riesgo a las poblaciones de la subregión del Bajo Sinú, como Lorica, Ciénaga de Oro y San Bernardo del Viento, que se encuentran en alerta roja por riesgo de nuevas inundaciones; mientras que el código naranja se maneja para los municipios de la cuenca alta, Valencia y Tierralta; y en la cuenca media, correspondiente a Montería.

Por cuenta de las inundaciones se han contabilizado 37.046 damnificados en todo el departamento, lo que equivale a 15.128 familias.

El presidente de la compañía, Rafael Piedrahita de León, indicó que “las alertas en este momento tienen que ver con la evolución de la hidrología entrante y saliente del embalse el nivel del embalse. Esto señala que el embalse hoy está a 20 centímetros de la cota máxima de rebose, que tenemos una creciente que empezó a las 10:00 de la noche del 14 de agosto”.

El directivo aseguró que los caudales de agua que están entrando al embalse son mayores que las descargas que se están haciendo hacia el río Sinú.

“Este es un aspecto muy importante para dar a conocer a la comunidad y es que en ocasiones nos llegan peticiones de que dejemos de turbinar porque el nivel del río aguas abajo es muy alta, pero si hacemos eso podemos llegar a rebosar y cuando un embalse rebosa se pierde el control y las consecuencias pueden ser desastrosas”, concluyó.

Con información de El Heraldo