Ciudad

Gobernador de Córdoba, salpicado por escándalo de Lyons y Musa Besaile

El rastro del saqueo de las regalías de Córdoba durante la gobernación de Alejandro Lyons, otro de los escándalos que salpican al prófugo senador Musa Besaile, amenaza también la situación del hermano del congresista, el actual gobernador Edwin Besaile.

Aunque el martes, durante la imputación de cargos contra el exgobernador Lyons Muskus solo apareció mencionado el senador, fuentes cercanas al proceso confirmaron que su hermano Edwin también está en el radar de la Fiscalía.

“En desarrollo de un acuerdo existente con los senadores Musa Besaile y ‘otro’ por lo menos desde el segundo semestre de 2011 –señaló la Fiscalía durante la imputación de tres cargos penales contra el exgobernador–, usted, Alejandro Lyons, y Jesús Eugenio Henao Sarmiento, Maximiliano García Basanta, Alberto Zapa Pérez, Sami Spath Storino, Carlos Pérez, Misael Guerrero, Mara Bechara y otros ciudadanos se concertaron con la finalidad de cometer delitos indeterminados contra la administración pública”.

Fuentes oficiales le dijeron a EL TIEMPO que el ‘otro’ cuyo nombre no fue mencionado expresamente es el gobernador Besaile. De hecho, como parte del acuerdo de cooperación con la Fiscalía, Lyons se comprometió a entregar información puntual sobre la presunta participación de su sucesor en el plan para esquilmar al departamento.

Lo que indica el expediente es que de los más de 80.000 millones de pesos que le robaron a Córdoba, por lo menos 11.000 fueron a parar a manos de uno de los dos senadores que hicieron posible su triunfo en las elecciones del 2011: Musa Besaile. El otro senador era Bernardo el ‘Ñoño’ Elías.

Al menos 600 millones de pesos de esa plata, según la justicia, se usaron en el pago del soborno de 2.000 millones de pesos para que Musa Besaile no terminara preso por ‘parapolítica’. Y otra parte habría sido destinada para financiar la campaña de Edwin Besaile en el 2015.

La Fiscalía dice que el acuerdo para el saqueo se empezó a cocinar a finales de 2011, cuando Mara Bechara, exdirectiva de la Universidad de Sinú y que está siendo procesada por irregularidades en convenios, le recomendó a Lyons Muskus a Jairo Zapa Pérez como director de regalías.

“Con él se empezó a gestar la manera de apropiarse indebidamente de dineros del Estado, actividad a la que se sumaron luego otras personas”, dice el expediente. El fiscal Jaime Camacho dijo durante la audiencia, a la que Lyons Muskus asistió a través de videoconferencia desde el consulado de Colombia en Miami, que Zapa Pérez, asesinado en agosto de 2014, se encargó de recibir la plata de los contratos tramposos que debía ir al entonces gobernador.

Zapa contactó a Jesús Eugenio Henao Sarmiento, quien tenía fundaciones a su nombre a las que se entregarían los convenios de los que saldría el dinero para los investigados. Henao está capturado por el crimen de Zapa.

El acuerdo, dijo la Fiscalía era que para el exgobernador Lyons Muskus iría el 22 por ciento de los contratos y para Zapa Pérez, otro ocho por ciento, montos que tenían que entregarse antes de la suscripción de cada convenio.

En marzo de 2014, afirmó el ente acusador, se inició el proceso para la entrega de los convenios amañados. Así, se firmaron los contratos 733, por 16.018 millones de pesos; el 734, por 47.561 millones; el 735, por 14.115 millones; el 750, por 2.996 millones, y el 755, por 7.659 millones de pesos.

En febrero de 2014 se acordó en una reunión, en Isla Fuerte, que Jairo Zapa recibiría la plata del exgobernador Lyons en efectivo y empacado en cajas de cartón. Se entregaron 5.000 millones de pesos y tras la muerte de Zapa, el exgobernador acordó que ahora la plata se entregaría a través de Sami Spath Storino, amigo del exmandatario y asesor de su despacho.

A él se habrían entregado 3.950 millones, para un total de 8.950 millones de pesos que correspondían a la parte de Lyons Muskus.

Por esos hechos, la Fiscalía le imputó al exmandatario peculado, concierto para delinquir y contrato sin cumplimiento de requisitos legales, los cuales no fueron aceptados en la diligencia.

El exmandatario sostuvo que ya firmó un preacuerdo con la Fiscalía para recibir una condena de cinco años y dos meses de prisión por el delito de concierto para delinquir, el cual tiene que ser avalado por la Corte Suprema, y un principio de oportunidad por el que dejará de ser investigado por los otros dos cargos.

El abogado Darío Bassani, que representa a Lyons Muskus, dijo que él permanecerá en Estados Unidos; entre tanto, testifica en el proceso contra el exfiscal Luis Gustavo Moreno y el abogado Leonardo Pinilla, y luego tendrá que regresar al país a cumplir la condena en su contra.

Tomado: Tiempo

¿Qué opinas?

¿Algo para comentar?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

Prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos textuales y gráficos aquí presentes sin permiso del autor.

Montería, Córdoba
29°
nubes rotas
Humedad: 74%
Viento: 2m/s OSO
Máx: 32 • Mín: 26
30°
Vie
28°
Sab
31°
Dom
31°
Lun
31°
Mar
To Top