Haga sus cabañuelas, la soledad y las alzas preocupan a cordobeses

Los primeros días de cada nuevo año la mayoría de los colombianos los aprovechan para descansar, viajar, compartir con la familia, amigos y trabajar a media marcha deseando siempre que este período de tiempo sea mejor que el que finalizó.

Sin embargo, otros tantos ciudadanos se dedican a preparar lo que serán sus 12 meses del año y para ello previamente a la media noche antes de que las campanas marquen las 12, sacan una lista de propósitos que esperan se cumplan en los próximos 365 días.

Para que esto ocurra algunos también acuden a la tradición de las cabañuelas, que se entiende como el conjunto de las variaciones de tiempo que tienen lugar los primeros días de enero y que sirven al pueblo para pronosticar el tiempo que ha de hacer durante cada uno de los meses del mismo año o del siguiente.

Llevar una vida saludable, estudiar, tener un empleo más remunerado, bajar de peso y viajar, entre otras, son algunos de los propósitos que se hacen los ciudadanos cada nuevo año, y teniendo en cuenta las cabañuelas, se esfuerzan los primeros días del mes de enero.

La Prensa Web hizo un recorrido este lunes 2 de enero por las principales vías de la ciudad de Montería, donde impera la soledad, hecho que preocupa a algunos comerciantes, que sumado al temor del incremento del IVA en algunos productos, temen que los meses venideros sean igual de solitarios y con tantas alzas se afecte su economía.

Las cabañuelas

El origen de las cabañuelas data desde la antigua Babilonia, ya que a partir de una fiesta o ritual se podía predecir el tiempo para unos 12 meses.

Otros pueblos que utilizaron este sistema fueron los mayas y los aztecas. Esta última adoptó de los mayas este conocimiento, pues en ambos casos sus calendarios constaban de 18 meses de 20 días cada uno, más cinco días adicionales que no entraban en los meses, los primeros 18 días de enero servían para cada uno de los meses y los dos días restantes predecían otros fenómenos. El 19 para pronosticar el tiempo del solsticio de verano y el 20 para el solsticio de invierno.

Las cabañuelas tienen una gran relación con los primeros días del mes de agosto, pues a partir de esos días, se podría conocer los fenómenos climáticos de todo el año. Se hacen a través de los primeros 24 días de ese mes, para pronosticar el tiempo durante cada uno de los meses del año.

Sin embargo, no en todos los lugares se rigen a partir del mes de agosto, pues por ejemplo en América del Sur el vaticinio se hace en el mes de enero, mientras los hindúes lo hacen a mitad de invierno, además que en cada lugar se utilizan diversos métodos.

Algunas otras predicciones se hacían con base en la observación como según cuentan los ancianos, cuyos antepasados les comentaban que cuando vieran el cielo con nubes con forro de lana de borrego, era señal de lluvia.

O con el comportamiento de los animales, pues en ranchos o en casas se puede escuchar como los gallos cantan el amanecer o las hormigas que pierden su camino, van de un lado a otro, lo que significa el final del verano y la entrada del otoño con lluvias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.