Modelo de prueba y rastreo en barrios será selectivo y sostenible

La evolución de la pandemia trae consigo ajustes en lineamientos y protocolos para su atención. El anuncio más reciente del Ministerio de Salud relacionado con la autorización de pruebas rápidas basadas en la detección de antígenos, modificó, en razón de mayor oportunidad diagnóstica, más no de tratamiento, el modelo de rastreo de la estrategia PRASS- Pruebas, Rastreo y Aislamiento Selectivo y Sostenible.

Así lo confirmó la médico anestesióloga y epidemióloga, María Isabel Moscote Rivera, quien hace parte del comité técnico científico de la Alcaldía de Montería y es además la líder de la estrategia PRASS en el municipio.

En ese sentido, también se ajustan los modelos de intervención con el fin de hacer más efectivo y eficiente el rastreo. “Si en una familia hay un positivo, no se realiza la prueba confirmatoria al círculo familiar, pues se presume que hay contagio; lo que sí se hace es verificar si hay sintomatología para realizar aislamientos selectivos. Eso es PRASS”, explicó la doctora.

Afirmó que el testeo masivo pasa a ser selectivo en aras de atender o aislar a las personas del círculo más cercano con el que tuvo contacto el positivo. “Lo anterior no implica que se realicen pruebas a todos, por lo que se siguen unos criterios para la realización de pruebas PCR (hisopado). Esto obedece a una racionalización de pruebas que atiende a la evolución de la epidemia, donde el número de casos está superando la capacidad diagnóstica”, expresó la epidemióloga.

Sobre las intervenciones que se vienen realizando desde esta semana por parte de la Alcaldía de Montería, aseguró que las personas identificadas por los rastreadores en campo en los cercos epidemiológicos que se han establecido en barrios y que son contactos cercanos de un positivo, se les hace seguimiento posterior vía telefónica o por el Equipo de Respuesta Inmediata, según el caso.

“Los casos se clasifican por valoraciones guiadas por personal médico de atención domiciliaria, de urgencias en centro asistencial u hospitalaria. Esto con el apoyo de la ESE Vidasinú y las EPS. Es importante precisar que a todos los casos que requieran, se les suministra tratamiento por orientación médica”, explicó la doctora Moscote.

Transición a pruebas de detección de antígenos

La líder de la estrategia PRASS, afirmó que en los próximos días se dará una transición, producto de la autorización de las pruebas basadas en detección de antígeno por parte del Ministerio de Salud, cuyo resultado es más rápido que el de la prueba molecular PCR y no requiere de tecnología, lo que permitirá disminuir el tiempo de diagnóstico y mejorará la toma de decisiones.

“Lo prioritario hoy es identificar casos sospechosos o probables de COVID-19, según tamización clínica, suministrar tratamiento precoz en pacientes sintomáticos y vulnerables, y continuar con medidas de contención para disminuir la transmisibilidad, con aislamiento y medidas de autocuidado como el uso del tapabocas, lavado de manos y el distanciamiento social y físico”, concluyó la epidemióloga.