Salud mental: Más de 190 atenciones se realizaron en jornada de atención sicosocial en Montería

Para conmemorar el Día Mundial de la Salud Mental este sábado 10 de octubre, la Alcaldía de Montería a través de la Secretaría de Salud Municipal en articulación con EPS y universidades, desarrollaron una gran jornada de atención sicosocial gratuita en la que se brindó información acerca de la ruta de servicios y orientación.

De acuerdo al reporte entregado por el Secretario de Salud Muncipal, José Vergara Orozco, hasta el medio día se habían realizado 190 consultas, de las cuales 120 se recibieron en los dos puntos de atención físicos dispuestos por las EPS en la Avenida Primera con calle 35 y en el barrio La Granja, en la Plaza Primero de Mayo y 70 teleconsultas a través de las líneas y consultorios virtuales habilitados por la Universidad Pontificia Bolivariana seccional Montería, la Universidad del Sinú, Universidad Cooperativa de Colombia y la Universidad de Cartagena, que sumaron a la jornada que fue producto del Comité de Salud Mental del municipio.

La salud mental es una construcción social que con acompañamiento y seguimiento oportuno se obtiene resultados positivos.

OMS

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS) el Día Mundial de la Salud Mental de este año (10 de octubre) se celebró en un momento en que nuestras vidas cotidianas se han visto considerablemente alteradas como consecuencia de la pandemia de COVID-19.

Los últimos meses han traído muchos retos: para el personal de salud, que presta sus servicios en circunstancias difíciles, y acude al trabajo con el temor de llevarse la COVID-19 a casa; para los estudiantes, que han tenido que adaptarse a las clases a distancia, con escaso contacto con profesores y compañeros, y llenos de ansiedad sobre su futuro; para los trabajadores, cuyos medios de vida se ven amenazados; para el ingente número de personas atrapadas en la pobreza o en entornos humanitarios frágiles con muy poca protección contra la COVID-19; y para las personas con afecciones de salud mental, muchas de las cuales están todavía más aisladas socialmente que antes. Por no hablar de la gestión del dolor de perder a un ser querido, a veces sin haber podido despedirse.

Las consecuencias económicas de la pandemia ya se dejan sentir por doquier, puesto que las empresas despiden a personal en un intento de salvar el negocio, o se ven obligadas a cerrar por completo.

Según la experiencia adquirida en emergencias pasadas, se espera que las necesidades de apoyo psicosocial y en materia de salud mental aumentarán considerablemente en los próximos meses y años. Invertir en los programas de salud mental en el ámbito nacional e internacional, infrafinanciados desde hace años, es ahora más importante que nunca.

Por ello, la campaña del Día Mundial de la Salud Mental de este año se ha propuesto conseguir el incremento de las inversiones a favor de la salud mental.