Junior venció 3-0 a Once Caldas

El equipo rojiblanco derrotó al ‘Blanco Blanco’, en el estadio Metropolitano Roberto Meléndez, con doblete de Luis Díaz y otro tanto de Teófilo Gutiérrez. Buen partido del equipo ‘Tiburón’.

Goles son amores y muy buenas razones para olvidar las penas del pasado. Junior recuperó su mejor versión para golear con autoridad 3-0 al Once Caldas, en un partido que sirvió de reivindicación para una plantilla rojiblanca apenada por el bochornoso espectáculo dado ante Envigado tres días atrás.

Los dirigidos por Alexis Mendoza volvieron a ser ese equipo claro, agresivo y eficaz que, por ratos, enamora en condición de local. Con un Luis Díaz en ‘modo goleador’ y un ‘Teo’ que volvió a mostrar chispazos de buen fútbol.

Al ‘Tiburón’ se le vio el hambre desde el pitazo inicial. Había que lavar la imagen dejada en el último juego y la mejor forma de hacerlo era con goles, buen fútbol y un triunfo contundente. Todo se dio, con el beneplácito de un rival que no opuso resistencia y que se vio superado de principio a fin.

El ingreso de Jarlan Barrera a la nómina le dio mucha más claridad a los locales en el centro del campo. El ‘10’ samario puso a funcionar la máquina rojiblanca y de sus pies nacieron las mejores opciones del Junior, ya sea con asistencias o con remates de media distancia que pusieron en aprietos al arquero Cuadrado.

Luis Díaz, el más incisivo en ataque, abrió el marcador. Triangulación perfecta entre Jarlan, ‘El Loco’ Álvez –otra de las novedades– y el guajiro, que terminó con un certero disparo de este último, a un ángulo imposible para el cancerbero albo (1-0).

Solo había un equipo en la cancha y ese era el rojiblanco, que se agrandó en la segunda parte, poniéndole la lápida al Once Caldas.

Díaz aprovechó un descuido del arquero cuadrado, dormido en los laureles, para sentenciar el partido con el segundo tanto local. El guajiro le robó la ‘cartera’ al arquero en su propia cara y empujó la pelota al fondo de la red con un cabezazo que hizo estéril el esfuerzo de un defensor por evitar el gol.

Y luego Jarlan, con un pase ‘delikatesen’, dejó a Teo mano a mano, para que definiera de primera, y sin dejarla caer, y anotara el 3-0 final.

Junior volvió a gustar y lavó sus penas con goles y un buen triunfo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.