Especiales

Nada está oculto. Así usan tu huella digital para rastrearte

Si algo que debe aprender sobre la privacidad digital, es que jamás debe confiar. Aunque aseguremos nuestros datos para que no nos rastreen en línea, la industria publicitaria en internet encontrará maneras de monitorear nuestras actividades digitales.

Eso también es cierto del ascenso del llamado fingerprinting (o creación de huella digital), que los investigadores de seguridad llaman la tecnología de rastreo de la siguiente generación.

¿Qué es exactamente?

La creación de huella digital requiere analizar las muchas características de tu dispositivo móvil o computadora, como la resolución de la pantalla, el sistema operativo y el modelo, para luego triangular esta información a fin de localizarte y seguirte mientras navegas en internet y utilizas aplicaciones. Según señala la teoría, en cuanto se sepan suficientes características de los dispositivos, los datos pueden agregarse a un perfil que ayuda a identificarte como lo haría tu huella dactilar.

“Si reúnes suficientes rasgos como ese, puedes crear lo que básicamente es un código de barras”, dijo Peter Dolanjski, director de producto del navegador web Mozilla de Firefox, quien está estudiando la creación de huella digital. “Ese código de barras es absolutamente identificable de manera única”.

Y estas son las malas noticias: la técnica ocurre invisiblemente en el fondo de las aplicaciones y los sitios web. Eso la vuelve más difícil de detectar y combatir que su predecesora, la cookie, que era un rastreador almacenado en nuestros dispositivos. Las soluciones para bloquear la huella digital también son limitadas.

Los investigadores de seguridad descubrieron las huellas digitales como un método de rastreo hace casi siete años, pero hasta hace poco rara vez se hablaba sobre ellas. Solo alrededor del 3,5 por ciento de los sitios web más populares la utilizan actualmente para rastrear a sus usuarios, pero ese es un aumento en comparación con el 1,6 por ciento de 2016, de acuerdo con Mozilla. Además, un número desconocido de aplicaciones móviles también la utilizan.

Todo esto no es razón para entrar en pánico, pero sí un motivo de preocupación. Conforme las huellas digitales se vuelven más populares, esto es lo que debes saber sobre ellas y lo que podemos hacer.

¿Cómo llegamos hasta este punto?

A lo largo de los últimos años, empresas tecnológicas como Apple y Mozilla presentaron agresivas protecciones de privacidad dentro de sus navegadores web. El bloqueo de rastreadores está integrado en los navegadores Safari y Firefox para que sea más difícil que los anunciantes nos sigan por la web y nos dirijan anuncios. Eso frustró los métodos de rastreo tradicionales como las cookies y los píxeles que estaban integrados en los botones de las redes sociales.

Puesto que muchas de esas tecnologías se bloquearon por defecto, los anunciantes tuvieron que encontrar una manera distinta de rastrear a la gente.

¿Cómo funcionan las huellas digitales?

Ahondemos en los detalles técnicos por un momento. Las huellas digitales aprovechan una manera fundamental en que las aplicaciones y los sitios web se comunican con nuestros dispositivos.

Cuando estás en internet, tu navegador automáticamente les da a los sitios web algunos datos sobre tu hardware. Eso en parte se debe a que un sitio web debe saber cosas como la resolución de tu pantalla para poder cargar una página con el tamaño de ventana correcto.

De igual manera, cuando instalas una aplicación móvil, el sistema operativo comparte algo de información sobre tu hardware con la aplicación. Eso se debe en parte a que una aplicación debe saber qué tipo de celular usas para poder adaptarse a la velocidad del procesador y al tamaño de la pantalla.

Hay restricciones respecto de los datos que pueden obtener las aplicaciones y los sitios web sobre tu dispositivo. En los celulares iPhone y Android, por ejemplo, debes dar permiso a una aplicación para que tenga acceso a tus datos de ubicación, tu cámara y el micrófono. De manera similar, muchos navegadores también te piden permiso antes de que un sitio web pueda tener acceso a esos sensores.

No obstante, las huellas digitales recolectan características al parecer inofensivas que generalmente se comparten por defecto para hacer que las aplicaciones y los sitios web funcionen correctamente.

Con suficiente información recabada, las huellas digitales pueden ser muy confiables. En un estudio realizado el año pasado en Francia, los investigadores hallaron que alrededor de un tercio de las huellas digitales que recolectaron eran únicas y por lo tanto identificables. En un estudio de 2017, los investigadores de la Universidad de Lehigh y la Universidad de Washington hicieron una prueba con un método de huella digital que identificó al 99 por ciento de los usuarios.

Los defensores de la privacidad dicen que las huellas digitales son abusivas porque, en contraste con las cookies, que la gente puede ver y borrar, generalmente no te das cuenta de lo que está ocurriendo y no puedes renunciar a este ardid.

¿Qué puedo hacer?

Las soluciones para prevenir las huellas digitales son relativamente nuevas y algunas aún están en desarrollo. Es difícil saber cuán efectivas son puesto que las huellas digitales se procesan de manera invisible. Sin embargo, aprovechar estas soluciones te permitirá estar tranquilo si te preocupa la privacidad.

 

 

Tomado de: The New York Times.

¿Qué opinas?

¿Algo para comentar?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

To Top