Judicial

“Ñene” Hernández el esposo de María Mónica Urbina, lavaba dinero del narcotráfico

A José Guillermo “Ñeñe” Hernández lo asesinaron hace algunas semanas en Brasil, presuntamente por robarle un Rolex, pero la Fiscalía destapó una “olla podrida” de sus presuntos negocios con grandes narcos de Brasil y la costa colombiana.

Sobre su asesinato, allá dijeron que una banda de atracadores de estos relojes sería la responsable. Pero surgen dudas tras las revelaciones de que lavaba dinero del narcotráfico.

Lo vinculan con el narcotraficante Marcos de Jesús Figueroa, alias Marquitos, encerrado en la cárcel La Picaleña, en el Tolima.

Pero “ñeñe” se casó con una exreina, María Mónica Urbina y logró camuflarse entre la élite política y la alta sociedad costeña.

Al fin y al cabo, era un ganadero al que le estaba yendo bien y los rumores de sus ilegalidad en sus negocios con gasolina, eran solo rumores.

Pues su dinero provenía de La Gloría Ganadería, que fundó en octubre de 2014 y en la que aparecen como representantes sus hijos Juan Miguel y Juan David Hernández López, reseña El Tiempo en un informe especial este domingo.

Se le relaciona con el lavado de dinero del narcotráfico, venta ilegal de gasolina venezolana y lavado de activos.

Empezó a llevar “una doble vida” del brazo de una mujer querida en el país y que le dio acceso a la élite de la farándula en el país.

“Se paseaba en camionetas blindadas con un séquito de escoltas y un Rolex de oro en la muñeca, adquirió un lote en las goteras de Cartagena, de 600 hectáreas”, indica El Tiempo.

Ese terreno podría haber albergado el aeropuerto de Cartagena, según la investigación de la Fiscalía.

Los tres atentados que sufrió “Ñeñe” Hernández en el departamento de Bolívar, estarían relacionados con un sicariato contra un reconocido prestamista.

Óscar Rodríguez (en agosto de 2011), hijo de un prestamista y sastre al que le “Ñeñe” adeudaba una millonaria suma, fue asesinado. El sicario Diego Armando Acuña, alias Dieguito, dijo a la Fiscalía que entre quienes dieron la orden, estaban el esposo de la exreina.

Y alias Dieguito aclaró que el atentado era para el prestamista, y no para el hijo que fue quien resultó muerto.

“Ñeñe” siempre negó tener relación con actividades ilícitas.

Su esposa María Mónica Urbina y sus hijos han guardado silencio frente a las revelaciones de la Fiscalía, que les seguía la pista hacía meses.

Tras conocerse estos detalles, hay reclamos al presidente Iván Duque, pues uno de sus fieles seguidores y al parecer aportante a su campaña, fue “Ñeñe”.

 

¿Qué opinas?

¿Algo para comentar?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

To Top