Judicial

Por el pago de falsas recompensas destituyen e inhabilitan a policías

La Policía destituyó al capitán Cristiam Andrés Campos García, al subintendente Cristóbal José Avendaño Mendoza y al patrullero José Ulises Doria Pestana por irregularidades que se descubrieron en el pago de millonarias recompensas en el municipio de Lorica.

Además de la destitución, estas tres personas también fueron inhabilitadas para ejercer cargos públicos por el término de 11 años y se espera que además del proceso disciplinario se inicie uno de índole penal debido a la gravedad de las conductas desplegadas por los hoy expolicías.

El trámite sancionatorio fue adelantado por la Inspección General de la Policía, área de Asuntos Internos.

Los hechos
En el año 2015, ante el entonces director de la Policía, general Rodolfo Palomino López, se denunció por parte de la veeduría Vox Populi Vox Dei, presidida por Nelson González Sotomayor, el peculado de recursos provenientes del Fondo Cuenta Territorial de Seguridad y Convivencia Ciudadana (Fonset), asignados para Lorica para el mantenimiento del parque automotor de la Policía y el pago de recompensas.

Según las investigaciones
internas se señaló que el capitán Cristiam Campos García, cuando fungía como comandante de la Estación de Policía de Lorica, “falsificó en beneficio propio el comunicado oficial sin número de radicación policial, que concernía a la solicitud de pago de recompensa, el acta que tenía que ver con la entrega de pago por valor de 25 millones de pesos y el comunicado oficial Nº 1023-Estpo-Lorica, concerniente a la contestación al derecho de petición del señor Nelson González Sotomayor”.

Además de ello se indica en el fallo que Campos García, también como comandante de la Estación de Policía de Lorica, “se apropió de bienes representados en dinero propiedad de la Alcaldía de Lorica, bienes que correspondían a la suma de 6 millones de pesos, los cuales fueron entregados por el Fondo de Seguridad de la Alcaldía de Lorica para el pago de recompensas.

Con relación al subintendente Cristóbal José Avendaño Mendoza, se indicó que cuando fungía como jefe de la Unidad Básica de Inteligencia del Lorica, “falsificó en beneficio propio el comunicado oficial sin número de radicación policial fechado del 27 de enero de 2015, el acta de fecha 17 de marzo de 2015, que trataba sobre el pago de recompensa de 25 millones de pesos y el acta del 18 de marzo de 2015 que versaba acerca del pago de una recompensa”.

Además, se devela que entre febrero y marzo de 2015 Avendaño Mendoza “se apropió de bienes representados en dinero de la Alcaldía de Lorica que ascendían a la suma de 7 millones de pesos que estaban destinados al pago de recompensas”.

Con relación al patrullero José Ulises Doria Pestana se develó que como recolector de información de la Unidad de Inteligencia de Lorica “elaboró un acta de entrega concerniente al pago de una recompensa por la suma de un millón de pesos y para el mes de noviembre de 2015 realizó otra acta del pago de una recompensa de 5 millones de pesos”.

Apelaron
La decisión de primera instancia fue apelada por los tres implicados y según el concepto de segunda instancia “no tienen asidero los argumentos de la defensa de Cristiam Andrés Campos García ya que se aprecia cómo en el escrito datado del 27 de enero de 2015, es activa la participación del oficial por cuanto estampa su firma en el escrito y valga indicar que lo hace en calidad de comandante de la Estación de Policía de Lorica”.

Continúa argumentándose que “es evidente su injerencia en la solicitud de pago de unas recompensas, circunstancia, que a su vez, se torna en el aval de lo allí plasmado y con la cual se hacía ver ante la Alcaldía de Lorica que los procedimientos de Policía aludidos en el escrito daban lugar al pago de recompensas”.

Advierte el fallo que el dinero de la Alcaldía de Lorica por ese concepto de recompensas “fue desembolsado en la cuenta de la que era titular el capitán Cristiam Campos García, circunstancia que deja en evidencia esa constante y activa participación que tuvo este en las conductas endilgadas”.

Al momento de la suscripción del acta, el subintendente Cristóbal Avendaño Mendoza se encontraba de vacaciones, “por lo que resulta obvio que no podía llevar a cabo actividades propias de su cargo, pero aún así decidió realizar el mencionado documento”.

“Jamás puede ser aceptable que un funcionario de la Policía Nacional falsifique en beneficio un documento y se apropie de bienes que previamente han sido puestos bajo su responsabilidad, por lo que en este caso existió ilicitud ya que el deber funcional se afectó en forma grave”, advierte la decisión.

Movimientos del dinero apropiado Según las pruebas recaudadas en el proceso, se estableció que a la cuenta del banco BBVA del capitán Cristiam Campos García, en el mes de marzo de 2105 fueron depositados 6 millones de pesos y “posterior a ello en diferentes momentos, del dinero depositado allí se llevaron a cabo una serie de transferencias evidentemente de índole personal”.

Entre los movimientos se detalla que se realizaron varios pagos con ocasión de un préstamo que tenía con una entidad financiera por valor de 610 mil 635 pesos y otro pago por 77 mil 380 pesos.
También se relacionaron retiros de diferentes sumas tales como 3 millones 902 mil pesos, 200 mil pesos, 400 mil pesos, 400 mil pesos y 200 mil pesos, además del movimiento de una compra de 165 mil 500 pesos.

Falsedades
Los documentos alterados tienen que ver con los informes de resultados de los días 26 y 30 de diciembre de 2014 en los que se relacionó la incautación de 500 kilos de pólvora y la captura de Víctor Manuel Salgado Díaz por lesiones personales, además de los resultados del 3 de enero de 2015, con relación a la captura de Éder Peinado Bernal, alias ‘Niño Grande’, cabecilla del ‘Clan del Golfo’.

Con relación a la pólvora, se comprobó que en los poligramas 0482 y 0486 “se habla de la incautación de pólvora pero en cantidad diferente a la ya mencionada y que los procedimientos no fueron producto de información suministrada por ciudadanos”.

Con respecto a la captura de Salgado Díaz, se constató que este era requerido por el Juzgado Promiscuo de San Bernardo del Viento pero que fue falso que este haya sido dejado a disposición de ese despacho ya que lo tuvieron que dejar en libertad, pues la orden de captura ya había fenecido debido a que el proceso había sido archivado.

Finalmente, se comprobó que la información referente a la captura de alias ‘Niño Grande’ no corresponde a la realidad toda vez que esa captura no se materializó por información suministrada por una fuente humana ni labores de inteligencia”.

Tomado: El Meridiano.

¿Qué opinas?

¿Algo para comentar?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

To Top