Saliendo de la crisis económica: ¿Qué es un proceso de insolvencia?

Por: Cecilia Caballero Carmona. MSc. Química, Abogada, experta en insolvencia de persona natural no comerciante y conciliación en derecho, con amplia experiencia en procesos de reorganización económica y profesora universitaria.

Un proceso de insolvencia es una forma legal de hacer frente a una situación adversa que afecta nuestra economía, una segunda oportunidad para que el deudor de buena fe recupere su estatus frente al sistema financiero y a los acreedores que han confiado de buena fe en él, para demostrar que tiene voluntad de pago.

Un proceso de insolvencia es un mecanismo legal que promueve y facilita la reactivación económica del deudor, facilita una reestructuración financiera que permitirá al deudor cumplir con los compromisos económicos adquiridos a través de un proceso de negociación de pasivos o acuerdo de pago que debe estar acorde a su situación económica actual.

Inicialmente cuando solicitamos créditos, lo hacemos con la firme creencia de que podemos cumplir con esa carga económica, esto lo hacemos evaluando las condiciones laborales y demás ingresos que percibimos en ese momento, pero prometer cumplir con estas obligaciones crediticias adquiridas a veces se convierte en una carga demasiado pesada cuando se presentan circunstancias que hacen que esa condición inicial cambie, situaciones como la que está viviendo actualmente.

La economía mundial, según comunicado de prensa del Banco Mundial del 08 de junio de 2020, esta disminuiría en todas las regiones y sería la peor recesión desde la segunda guerra mundial, esta problemática mundial conlleva a la pérdida de empleos, lo que a su vez lleva a la cesación de pagos en los compromisos crediticios adquiridos. Esta es una situación entre muchas que llevan a una situación de insolvencia.

¿Para qué sirve declararse insolvente?
Este proceso permite la recuperación y normalización de la vida crediticia del deudor, la confianza que se veía perdida por el incumplimiento de lo pactado con sus acreedores y a su vez es una forma de garantizar el pago o la resolución de las deudas a los acreedores, resolver conflictos que a causa de esta condición de insolvencia del deudor se podrían presentar con sus acreedores. Se podría decir que el proceso de insolvencia es un proceso conciliatorio promovido por la ley para normalizar los créditos y resolver situaciones en las que una persona natural o jurídica se encuentra por cesación de pagos con sus acreedores.

¿Quiénes se pueden declarar en insolvencia?
En el artículo anterior

mencionamos que existen tres tipos de sujetos que pueden acogerse al régimen de insolvencia, personas naturales no comerciantes, personas naturales o jurídicas comerciante y algunas entidades territoriales, y cada una de ellas está sujeta a una ley específica.

¿Cómo puedo acceder al régimen de insolvencia?
Como mencionamos anteriormente existen tres tipos de leyes en los cuales se ubican cada sujeto de estas leyes.

A partir de la próxima entrega empezaremos a describir cada uno de los regímenes de insolvencia, empezaremos por el régimen de Insolvencia de Persona Natural no Comerciante, el cual está reglamentado por la ley 1564 de 2012 o Código General del Proceso y su decreto reglamentario 1069 de 2015.

En Asesorarte Soluciones en Ambiente estamos para ayudarte, no importa si eres deudor o acreedor, estamos para asesorarte. Contáctanos a través de nuestros canales de atención virtual: WhatsApp 3136249655 – Correo: asesorartesol@gmail.com. Mientras se supera la crisis por el Covid-19 atendemos de manera virtual, próximamente desde nuestras oficinas en el barrio La Floresta de la ciudad de Montería, departamento de Córdoba.

Nota: Las opiniones que expresan los columnistas en los artículos son libres y de su total responsabilidad. No representan el pensamiento editorial de La Prensa Web.