Perfiles

Carlos Manning Bula, emprendedor y amante de la educación

Carlos Isaac Manning Bula es cofundador y director general del Instituto Tecnológico San Agustín desde hace 13 años. Es monteriano, publicista, administrador de Empresas, especialista en Gerencia de Marketing y magíster en Educación. Vivió varios años en Bogotá, allá hizo su carrera, pero siempre tuvo claro que quería vivir aquí en Montería.

El Instituto Tecnológico San Agustín está ubicado en Montería, tiene cerca de 4500 estudiantes divididos en cuatro jornadas y doce programas presenciales en formación técnica. El cuerpo docente está integrado por 48 docentes y 12 jefes de programas. A nivel administrativo son 57 funcionarios.

La Prensa Web entrevistó a este emprendedor monteriano y esto nos contó :

¿Cómo empezó su vida profesional?

Cuando me vine a Montería, tras terminar mis estudios universitarios, fui docente en varios institutos y en uno de ellos me desempeñé en la parte administrativa. Luego, viendo oportunidades de mercado y con el anhelo de seguir trabajando en el sector de la educación técnica, decidimos, mi hermana, Liliana Manning Bula (gerente general); mi cuñado, Jason Espitia (director administrativo y financiero) y yo, fundar el Instituto Tecnológico San Agustín.

Casualmente los tres trabajábamos en educación. Buscamos emprender un negocio, para aquel entonces no teníamos mayores pretenciones, la idea era hacer algo.

¿Y estos trece años cómo han sido?

Ha sido un periodo de total satisfacción, de crecimiento en todos los aspectos: espiritual, personal, familiar, profesional. El hecho de cumplir una responsabilidad social tan importante como lo es la de educar es una labor que requiere compromiso, seriedad para transformar vidas.

Este reto es maratónico, pero llena de muchas satisfacciones. Nos gusta cuando al final de cada proceso, cuando vamos a los grados, los muchachos se nos acercan, nos dan las gracias. Allí vemos que definitivamente sí hubo una transformación positiva en sus vidas.

¿Cómo han hecho para posicionarse como hasta ahora?

Contamos con el respaldo de Dios. Nos hemos articulado con la Secretaría de Educación Municipal, desarrollamos convenios con el sector privado para las prácticas de los estudiantes. Montería ha crecido mucho en el último decenio y coincidimos con esa revolución que ha tenido la ciudad, hacemos parte de ese crecimiento.

¿Por qué elegir la formación técnica?

Somos un referente para cambiar la percepción que había de que la formación técnica no es buena.  Hoy, en Montería hay muy buenas instituciones de formación técnica, se ha cambiado el chip. Culturalmente nos han metido en la cabeza que tenemos que ser profesionales, pero ser profesional no es tener una carrera universitaria, es hacer lo que sabes, pero hacerlo bien. Ya ha cambiado la idea errónea de que la educación técnica es solo para los más pobres, ahora cualquiera accede a estos programas, de hecho muchas personas con título profesional escogen estudiar un técnico. Por ejemplo, el 80 % de nuestro programa de cocina tiene una profesión. La formación técnica se está volviendo otra opción.

El Ministerio de Educación es insistente en  procesos para garantizar calidad, ¿Cómo está Tecnológico San Agustín en ese aspecto?

Por ley tenemos que cumplir con acreditaciones y certificaciones para brindar educación de calidad. Como institución, desde 2011 estamos certificados en Calidad, certificación institucional por Icontec y tenemos todos los programas certificados en Calidad y con reconocimiento Sena, que permite que nuestros estudiantes tengan acceso a contrataciones como aprendices en las empresas.

¿Cuál es el plus?

Trabajamos la formación del ser, aplicamos, por ejemplo, ‘Desempolvando valores’, una estrategia con la que acercamos a los estudiantes a una formación integral. Tenemos una estructura académica muy interesante, pero le apostamos a formar el ser porque las empresas de hoy en día contratan buenos seres humanos, no solo buenos profesionales.

¿Cómo ha sido su crecimiento a nivel personal?

El aprendizaje más interesante no me lo ha dado la escuela o la universidad, me lo ha dado el diario vivir, el estar aquí. Siempre hemos tenido el compromiso de capacitarnos, de conocer nuevos modelos, de traer cosas nuevas a la región y a la ciudad. He tenido la fortuna de viajar y conocer culturas. Siempre he ido a esos lugares con la intención de conocer los modelos pedagógicos.

Recientemente estuvo en Finlandia, ¿comprobó que sí es el mejor modelo pedagógico del mundo?

Para nadie es un secreto que es el mejor modelo pedagógico. Aprendí muchísimo. Se pueden aplicar muchas cosas, pero son contextos y culturas diferentes. Ese es un país de seis millones de habitantes y en Colombia hay 48 millones de personas. Traté de traer lo que más pude para ponerlo en práctica en la institución, en la ciudad, en la región. Ese es un modelo en base a las competencias del estudiante de manera constructiva y al compromiso del docente, labor muy subvalorada en nuestro país.

 

¿Qué opinas?

¿Algo para comentar?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

Prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos textuales y gráficos aquí presentes sin permiso del autor.

Montería, Córdoba
24°
llovizna ligera
Humedad: 100%
Viento: 5m/s OSO
Máx: 24 • Mín: 24
27°
Sab
27°
Dom
29°
Lun
29°
Mar
29°
Mie
To Top