Quebrada de Uré, una opción para calmar la ola de calor

La sofocación y ola de calor que se vive por estos días en el departamento de Córdoba, ha llevado a los habitantes a buscar lugares frescos y agradables para pasar esta semana de reyes en familia y/o amigos. El balneario de la quebrada de San José de Uré se ha convertido en uno de los sitios escogidos por propios y visitantes para calmar las altas temperatura y conocer este paraíso ubicado en el San Jorge cordobés.

La quebrada de Uré es famosa en la región por la frescura de sus aguas y piedras enormes. Es un espacio en el que las familias hacen planes para disfrutar de un día en las cristalinas aguas que bajan desde las montañas.

El periodista y abogado Jorge Velásquez Crespo, asegura que Uré es un lugar donde prima la fraternidad y es un lugar perfecto para vacacionar.

La cabecera de San José de Uré está ubicada en la margen occidental de la quebrada de Uré, la cual desemboca en el río San Jorge. Además, cuenta con los corregimientos Batatalito, Bocas de Uré, Doradas, Flechas, La Cristalina, Versalles y Viera Abajo. Limita por el norte y el oriente con el municipio de Montelíbano; por el sur con Tarazá (Antioquia), y por el occidente con Puerto Libertador.

Su nombre se debe tanto a la quebrada como al santo San José.

El 19 de marzo personas de todo el país llegan hasta el municipio para rendirle tributo al San José Negro, algunos pagan mandas por milagros y favores recibidos, mientras que otros asisten únicamente por devoción cristiana.

Entre esas devociones, se encuentra el ir a pie desde Montelíbano hasta Uré o entrar al pueblo arrodillado y con veladoras encendidas. Se celebra una eucaristía a cada hora y en las horas de la tarde sale una larga procesión con la imagen de San José.

Según algunos historiadores, existe una leyenda que en muchas ocasiones cuando la gente no asiste en masa a la procesión y se queda bañándose en la quebrada, el santo hace que el cauce de las aguas suban impidiendo que la gente se bañe y hasta que no le laven los pies en la quebrada a la imagen ésta no baja su cauce.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.